Estrategias de continuidad y transferencia generacional para PAS

Especial para El Seguro en acción

Por Dr. Leonardo J. Glikin, Director General de CAPS  Consultores

Cuando cumplí 18 años mi viejo me hizo un regalo que no voy a olvidar jamás. Me entregó un sobre que tenía tarjetas personales con mi nombre y mis datos, y una carta, que decía: “si usás bien esas tarjetas, vas a poder comprarte lo que quieras”.

Pasaron muchos años desde el momento en que, quien desgrana este recuerdo, cumplió 18 años, pero el espíritu de lo dicho se mantiene incólume: en la actividad del seguro, la manera como se pone en acción el propio nombre (simbolizado en las tarjetas) resulta clave.

Y si vamos a pensar en todas las demás claves fundamentales para el éxito de una organización de seguros, concluiremos que giran alrededor de ese concepto: la pasión, el compromiso, la responsabilidad, la honorabilidad, de quien logró crecer y desarrollarse a lo largo de la vida, y que hoy atesora como sus grandes valores para transmitir a la siguiente generación.

No hay avance tecnológico más importante que esos valores. Por el contrario, los avances tecnológicos y la estructura de la organización son las maneras de dar continuidad a esos valores.

¿Quiénes son los elegidos para ellos?

Si el, o la titular, tiene dentro de su familia, personas responsables y con vocación de continuar en la actividad, seguramente ese es el mejor camino. Por un lado, por la relación de confianza, que permite enseñarles todo sin temor de que emprendan vuelo, y sea necesario iniciar el camino otra vez.

Por otro lado, es en definitiva un modo de dar continuidad a los esfuerzos de toda la vida.

En este sentido, es necesario tener en cuenta que, probablemente, la agencia de seguros sólo sea continuada por quienes están en la actividad, razón por la cual, si el actual titular tiene otros hijos que no se dedican, debería pensar cómo compensarlos económicamente, ya que, al pensar en el traspaso generacional deben tomarse en cuenta, por lo menos, dos aspectos:

  • La continuidad del negocio, clave para el propio sustento en la vejez, y para poder generar una actividad y fuente de ingresos para las generaciones siguientes. 
  • La equidad en el marco de la familia, como requisito para mantener las buenas relaciones a lo largo del tiempo.

¿Cómo se logra la consolidación de la pyme familiar?

Cada familia tiene sus particularidades. Cada integrante de la familia tiene su propia vocación, y sus propios intereses.

Para poder lograr una adecuada continuidad del negocio, es necesario conocer esas particularidades (normalmente, a partir de la intervención de un consultor especialista en empresas familiares) y, a partir de ellas, establecer los acuerdos necesarios para la continuidad del negocio.

Esos acuerdos deben establecer las pautas para el ingreso, la permanencia y el egreso de miembros de la familia; los criterios para su retribución; los modos como esos integrantes de la familia van a tomar decisiones, y van a informar de su gestión a los demás directivos; las pautas para la compraventa de participaciones societarias, y el modo como se van a resolver los conflictos que puedan suscitarse.

Todos estos acuerdos pueden integrarse en un protocolo empresario familiar (recomendamos visitar www.elprotocolofamiliar.com.ar) entendiéndolo como un instrumento con valor moral y legal, que pauta los modos de relación en el marco de una familia empresaria.

Una pregunta habitual, cuando se elabora un protocolo familiar, consiste en definir qué trato se les va a dispensar a quienes no son hijos del actual titular. Por ejemplo, los sobrinos, o los parientes políticos.

En tal sentido existen diversos modelos, entre los cuales resulta necesario elegir, dado que el texto del acuerdo y el modo de llevarlo adelante va a ser diferente según lo que se decida en este punto.

Respecto de los sobrinos, algunas empresas establecen que pueden desempeñarse con similares obligaciones a las de un no familiar. En otras, se establecen pautas intermedias, donde se otorgan determinados beneficios especiales por la familiaridad.

En cuanto a los cuñados, cuñadas, yernos y nueras, hay dos grandes líneas de pensamiento: quienes creen que no deben participar de ninguna manera, y quienes aceptan su participación. A su vez, entre estos últimos, están quienes aceptan que trabajen en la empresa, pero no que formen parte del Directorio, o que tengan la posibilidad de adquirir una parte del capital, en tanto que, para otros, los parientes políticos tienen que estar en total igualdad respecto de los consanguíneos.

En conclusión, podemos decir que la preservación de los valores del Fundador, la elección del modo de traspaso generacional, la preparación de la siguiente generación y el establecimiento de normas claras, a través de un protocolo familiar, constituyen las claves para el éxito de un proceso de continuidad, de algo tan valioso como es la empresa Pyme que ha sido forjada con tanto esfuerzo por la generación fundadora.

  • Dr. Leonardo J. Glikin, Abogado, consultor de empresa familiar certificado – CEFC ® Director de CAPS Consultores. – www.caps.com.ar . Contacto: +5491158574717

Ver más

Deja un comentario

11 + 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.