Iba en bici sin casco y perdió la vida

El pasado 21 de enero, Victoria Irusta (34 años), estaba paseando en bicicleta con su esposo en Villa María, Córdoba, como tantas otras veces, cuando repentinamente algo cambió, fatalmente, el curso de su vida. Una pelota. Una simple pelota, escapada del juego de un grupo de chicos, se le cruzó en su camino; y ella, al intentar esquivarla, perdió el control de su bici y cayó al suelo, golpeando fuertemente su cabeza contra el asfalto. No usaba casco. Luego de la caída, fue llevada al Hospital Regional Pasteur, donde los médicos le diagnosticaron un hematoma subdural y traumatismo de cráneo. Quedó internada en terapia intensiva, falleciendo el pasado 8 de febrero, después de 18 días de agonía. Otra vida perdida en el asfalto por no usar un casco protector.

Hoy, que el uso de la bicicleta se ha intensificado, a partir de la pandemia del coronavirus, deviene más importante que nunca comprender que los ciclistas resultan los conductores más vulnerables en el tránsito, ya que no tienen carrocería protectora, por lo que el uso de casco resulta una medida imprescindible para proteger la parte del cuerpo más importante y frágil, el cerebro.


Cómo protege el casco al ciclista

Como en el caso de los motociclistas, el casco ayuda a reducir el riesgo de lesiones severas en la cabeza y cerebro reduciendo la fuerza del impacto en una colisión o caída, de tres maneras diferentes:

Absorbe parte de la energía del impacto con su estructura, por lo que la cabeza se detiene más lentamente y el cerebro golpea contra el cráneo con menos fuerza.
Dispersa la fuerza del impacto en una superficie más grande por lo que la energía del choque no se concentra en una sola parte de la cabeza.
Actúa como barrera que evita el contacto entre el cráneo y el objeto del impacto, por ejemplo, el cordón de la vereda o el suelo.

Para que el casco actúe eficazmente es fundamental que esté correctamente colocado, y que sea del tamaño acorde a la cabeza, para que quede fijo y sin movimiento, y que se use ajustado con su correa de retención.

Para saber más:

http://conduciendoporlavida.com/curso-on-line/5/

Ver más

Deja un comentario

doce + diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.