Las brechas con los varones se mantienen

En conmemoración del 111° Día Internacional de la Mujer, el INDEC presenta un nuevo dosier estadístico. Esta
publicación tiene como objetivo visibilizar las brechas estructurales de género en las diferentes etapas de la vida de las mujeres en la Argentina.

«A pesar de contar con niveles más altos de educación formal, las mujeres participan en menor medida en el mercado laboral y, cuando lo hacen, son más propensas a situaciones de subocupación horaria y desocupación. Con mayor presencia en sectores vinculados a los cuidados, tienen menores posibilidades de acceso a puestos de decisión y perciben ingresos más bajos. Esta situación se da en paralelo con una mayor participación femenina en las actividades domésticas y de cuidado de niños y niñas al interior del hogar, lo que las hace más propensas a trabajar desde sus domicilios, con la sobrecarga que esto conlleva.

La situación en el mercado laboral se refleja en la etapa de retiro: las mujeres en edad de jubilarse cuentan con menos años de aportes que sus pares varones y recurren a una moratoria en mayor proporción, como consecuencia, esto se refleja en menores haberes jubilatorios». indica el documento.

Según el INDEC, desde el punto de vista demográfico, se verifica «un descenso sostenido de la fecundidad, la mayor sobrevida respecto a los varones y una creciente presencia relativa entre los grupos de edad más avanzada».

«Las brechas con los varones se mantienen», concluyen.

Otros datos:

-Según las proyecciones de población, para 2020 las mujeres viven en promedio 6,5 años más que los varones.

-La vejez está feminizada: si bien nacen más varones que mujeres, en 2010 se registraron 145,2 mujeres por cada 100 varones en el grupo de 65 años y más.

-En 1914 las mujeres tuvieron 5,4 hijos en promedio. Poco más de un siglo después, ese valor disminuyó a 2,0 hijos.

-Entre los 18 y los 24 años, las mujeres presentan una mayor tasa de asistencia al sistema educativo formal que los varones.

-Las mujeres de 25 años y más alcanzan niveles más altos de educación que los varones.

-Mientras 74 de cada 100 personas inscriptas en carreras de pregrado y grado en ciencias de la salud son mujeres, en las ciencias aplicadas representan 36 de cada 100.

-La participación de las mujeres en el mercado de trabajo favorece su autonomía económica y mejora su posibilidad de generar ingresos con protección social. Además, fortalece las redes de sociabilidad y el reconocimiento de las actividades que realizan.

Acceda al documento completo aquí.

Ver más

Deja un comentario

19 − 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.