La Onda Verde

La Onda Verde

En la fila del supermercado, el cajero le dijo a una señora mayor que debería traer su propia bolsa de compras, ya que las bolsas plásticas no eran buenas para el medio ambiente.

La señora pidió disculpas y explicó: «Es que no había esta onda verde en mis tiempos.»

El empleado insistó: «Ese es nuestro problema ahora. Su generación no tuvo suficiente cuidado para preservar nuestro medio ambiente.»

La señora le contestó:

“Tiene razón: nuestra generación no tenía esa onda verde en esos tiempos. En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosas y las de cerveza se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la planta para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que podían usar  las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban.

Pero no teníamos onda verde en nuestros tiempos.

Subíamos las gradas, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio y oficina. Caminábamos al almacén en lugar de montar en nuestro vehículo de 300 caballos de fuerza, cada vez que necesitábamos recorrer dos cuadras.

Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no había desechables.

Secábamos la ropa en tendederos, no en esas máquinas consumidoras de energía sacudiéndose a 220 voltios. La energía solar y eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos.

Pero, no teníamos una onda verde en nuestros días.

En ese entonces teníamos una televisión, o radio en la casa, no un televisor en cada habitación. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo (¿se acuerdan?), no una pantallota del tamaño de un estadio.
En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hagan todo por nosotros.
Cuando empacábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no plastoformos o bolitas plásticas.
En esos tiempos no encendíamos un motor y quemábamos gasolina, sólo para cortar el pasto. Usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio, para correr sobre pistas mecánicas que funcionan con electricidad.

Pero está en lo cierto: no había en esos tiempos una onda verde.

Bebíamos de una fuente cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas plásticos cada vez que teníamos que tomar agua.
Recargábamos las plumafuentes con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las hojillas de afeitar, en vez de echar a la basura toda la afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo.

En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o un ómnibus y los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o caminaban, en lugar de usar a la mamá como un servicio de taxi de 24 horas.

Teníamos un enchufe en cada habitación, no un banco de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales de satélites a kilómetros de distancia en el espacio, para encontrar la pizzería más próxima.

Así que ¿no le parece penoso que la actual generación esté lamentándose cuán botarates éramos los viejos por no tener esta onda verde en nuestros tiempos?”

Ver más

Un pensamiento para “La Onda Verde”

  1. Una Oda de Pablo Neruda para definir el Tiempo:olvidemos el resto.solo es mala memoria.escucha-
    aprende:
    el tiempo se divide
    en dos rìos
    uno
    corre hacia atràs,devora
    lo que vives,
    el otro
    va contigo adelante
    descubriendo
    tu vida.
    en un solo minuto se juntan.
    Es èste.
    Esta es la hora, la gota de un instante que arrastrarà el pasado.
    es el presente.
    esta en tus manos.
    ràpido, resbalando,
    cae como una cascada.
    pero eres dueño de èl.
    construyelo
    con amor, con firmeza, con piedra y ala,con rectitud
    sonora, con cereales puros, con el metal màs claro
    de tu pecho, andando
    a mediodìa, sin temer
    a la verdad, al bien,a la justicia.
    compañeros de canto, el tiempo que transcurre
    tendrà forma y sonido
    de guitarra, y cuando quieras
    inclinarte al pasado,
    el manantial del tiempo
    transparente
    revelarà tu integridad cantando.
    El tiempo es alegrìa-

    por eso no importa si en nuestros tiempos hubo onda verde no?….comentario de Alicia Canosa de Tandil, lugar soñado-

Deja un comentario

dieciseis − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.