LA ACTIVIDAD ASEGURADORA, EN LA VISIÓN OFICIAL, PARA TODOS Y TODAS

BontempoDiscurso pronunciado por el Superintendente de Seguros de la Nación, Lic. Juan Antonio Bontempo, en el acto central de celebración del Día del Seguro, el 21 de octubre del 2014.

Buenas tardes, a todos y a todas.

Agradezco al licenciado Francisco Astelarra por sus palabras.

Ninguna de las inquietudes planteadas por Astelarra es novedad para nosotros, porque venimos trabajando estos temas desde hace muchos años.

Hemos logrado avanzar en puntos muy importantes. Y en otros, estamos en camino de lograr los objetivos propuestos.

En este día es importante celebrar la posibilidad de trabajar en conjunto con el sector, no sólo con quienes representan a las Cámaras empresarias, sino también junto a quienes representan a las Asociaciones de productores asesores de seguros y a todo el entramado productivo que implica la actividad aseguradora.

Coincido con Astelarra en cuanto a la importancia de la actividad. Este Gobierno ha dado una clara muestra del significado que tiene la actividad aseguradora y de la importancia que le da a su desarrollo.

Astelarra también señaló la necesidad de un marco macroeconómico que permita el crecimiento de la actividad aseguradora. Esto es justamente lo que ha hecho el Gobierno Nacional en los últimos 10 años: generar las condiciones para que la actividad aseguradora no deje de crecer, incluso con indicadores superiores a los del avance del PBI.

Hoy queremos celebrar, centralmente, el trabajo. El trabajo que ustedes generan, que produce coberturas y responsabilidad social. También queremos celebrar la posibilidad de seguir dialogando y construyendo políticas en conjunto.

El año pasado, en este mismo evento, decíamos que éramos muy optimistas acerca del futuro.

Los indicadores del cierre de balances al 30 de junio de este año nos indican que no nos hemos equivocado. Ha sido un año de crecimiento para la actividad aseguradora.

Voy a aportar algunos datos que me parecen significativos.

La tasa de ganancia del sector asegurador en la República Argentina (la utilidad del ejercicio sobre activos) ha sido, en 2014, de 6,1%; mientras que en 2013 fue 3,7%. Es decir, hubo un crecimiento del 65% en la tasa de ganancia.

La ganancia en pesos, neta de impuestos, ha crecido un 133%: de $ 4.240 millones en 2013 pasó a $ 9.900 millones en 2014.

La distribución de dividendos en 2014 creció un 31%: llegando a los $ 1.379 millones.

Estos datos confirman el camino que hemos iniciado en conjunto con las aseguradoras, con los productores asesores, con el Estado y con todos los actores que intervienen en esta actividad.

Bien decía Astelarra que el sector ha cumplido con el ‘inciso k)’. En este aspecto, cabe el reconocimiento de la Superintendencia de Seguros al sector ya que ha, incluso, sobre-cumplido las metas fijadas, casi un punto por encima de lo establecido por la normativa.
Hemos llegado a los $ 21.198 millones, que generan un círculo virtuoso de inversión, de crecimiento, de empleo y de más seguros.
Coincidimos en que hay que perfeccionar permanentemente esta política, ofreciendo mejores instrumentos, generando condiciones de mayor rentabilidad, de mayor productividad, porque así no sólo se beneficiará el sector, sino también la economía en su conjunto.

Asimismo, celebramos que el sector reasegurador en la Argentina haya tenido una consolidación, año a año. En el segundo trimestre de 2014 acumula una prima emitida de casi $ 5.000 millones.

Por todo esto, hay motivos para celebrar.

Hemos logrado definir una política pública. Es muy importante que un sector de la economía tan importante como el seguro, con una producción mayor al 3% del PBI, tenga una política específica.

También hemos sabido atender problemas puntuales de compañías y problemáticas que no sólo tienen que ver con la planificación, sino con la capacidad de gestionar y de resolver problemas.

Este crecimiento continuará en la actividad aseguradora. Estoy seguro de que el año que viene nos encontraremos nuevamente aquí y vamos a volver a celebrar que esta actividad no ha parado de crecer. No sólo porque tenemos políticas coherentes, sino porque hay un Gobierno que apuesta centralmente a la demanda como motor que dinamiza la economía frente a un contexto de adversidad y dificultades externas.

Gracias a esta política consistente en dinamizar la economía vía la demanda, este sector tiene garantizado su crecimiento. Y este es el compromiso del Gobierno Nacional.

Hemos avanzado en distintas políticas. Entre ellas, la firma de un convenio con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación para el desarrollo y crecimiento del seguro agrícola.

También firmamos un convenio con el Ministerio de Educación para llevar el seguro a la escuela, porque siempre dijimos que lo que hace crecer la actividad aseguradora, es que haya en la sociedad una conciencia y una cultura que valorice la importancia que tiene el seguro. Y esto se logra desde el sistema educativo. Es la primera vez que el Seguro entra institucionalmente en el sistema educativo.

Del mismo modo, firmamos un convenio con el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Anualmente, 800.000 espectadores verán en las salas del Instituto spots publicitarios para desarrollar la cultura aseguradora.

Este tipo de políticas puede generar crecimiento en el sector, no sólo en el corto plazo, sino en términos estructurales.

Cuando lanzamos el Plan Nacional Estratégico del Seguro nos fijamos como meta que el sector debía alcanzar no menos del 5 % de producción en relación al PBI. Y estamos en esta senda.

También desarrollamos una agenda internacional. Agradezco a las cámaras empresarias por habernos acompañado en los encuentros que hemos realizado. Hace poco estuvimos reunidos con las autoridades de la Superintendencia de Seguros de Venezuela. Y próximamente haremos lo propio con las de Chile y Bolivia.
La idea es intercambiar experiencias y generar oportunidades de negocios para los empresarios del seguro argentino en dichos países.

Asimismo, hemos trabajado con los representantes de las Asociaciones de productores asesores de seguros.
Con ellos hemos cumplido, regulando la actividad de los Agentes Institorios, terminando con esa competencia desleal que sufrían quienes eran exigidos por el Estado a capacitarse y cumplir con regulaciones, frente a quienes el Estado prácticamente no les exigía nada.
Ya hemos entregado más de 17.000 credenciales a los productores asesores, que garantizan su identidad como tales y fortalecimos la formación.
Creemos que favorecer a los productores asesores de seguros, también es favorecer el crecimiento de la actividad aseguradora.

Continuamos con el enorme esfuerzo de modernizar la Superintendencia. Y seguimos mejorando nuestros recursos humanos y técnicos para controlar y supervisar mejor la actividad. Muy pronto abriremos nuestra Delegación en Neuquén, así como lo haremos en Rosario y Mar del Plata, que se sumarán a las que ya hemos inaugurado en Córdoba, Mendoza y Tucumán, conformando así una red que hace que el Estado esté presente en todo el territorio nacional, no sólo para regular, sino también para acompañar el crecimiento de la actividad.

Pensamos que todavía hay mucho por hacer en la actividad aseguradora.

Hace poco publicamos una encuesta realizada por la Superintendencia que indica que el 90 % de los ciudadanos tienen alguna noción acerca de qué es un Seguro. Sin embargo, solo el 50 % entiende que el Seguro es un instrumento frente al riesgo. Nosotros tenemos que ampliar dicho 50 % y para eso tenemos que trabajar en conjunto: ustedes, como sector privado; los productores, en el proceso de comercialización; y el Gobierno, que apuesta a una dinámica económica que les permita crecer.

Quiero agradecer públicamente el acompañamiento recibido por cada uno de ustedes. No siempre coincidimos. A veces tenemos miradas diferentes. Pero hemos construido un marco de respeto. Y creo que nos hemos entendido en los principios centrales: que la actividad crezca, que el asegurado sea protegido como el eje central del sistema asegurador y que el Estado cumpla en forma transparente con su rol de supervisor de la actividad.

Tenemos una Presidenta de la Nación que no baja los brazos, que tiene una fortaleza absoluta para enfrentar los desafíos que le toca vivir a la Argentina, que tiene muy claro el rumbo hacia el que tenemos que marchar, que seguirá construyendo cotidianamente el país que nos merecemos. Tenemos un gran equipo económico. El Ministro Kicillof es uno de los mejores cuadros económicos que tiene la Argentina.

Tenemos un Plan Estratégico para la actividad.

Tenemos un Gobierno que defiende los intereses nacionales y que no ‘ajustará’, más allá de que esa parece la única receta que tienen los economistas e incluso los sindicalistas. Este Gobierno no ajustará, seguirá generando trabajo y oportunidades.

Tenemos un fuerte compromiso con el trabajo. Creemos que un nuevo marco normativo para la actividad dará un cierre institucional a este proceso que hemos iniciado hace 10 años.

El sector no sólo ha participado en todas las reuniones y el trabajo realizado en estos últimos dos años en este tema sino que, una vez que el Ministerio de Economía apruebe el borrador que será enviado al Congreso Nacional, tendrá a su disposición dicho borrador para discutirlo y hacer ajustes para que la futura Ley sea transformadora y la mejor para esta actividad.

Quiero dejarles un mensaje de esperanza, de tranquilidad y de alegría. Si bien es cierto que tenemos muchas dificultades y que existe una embestida especulativa contra la Argentina, ustedes tienen un Gobierno, funcionarios y un equipo que está dispuesto a trabajar incansablemente para superar cualquier problema, con el liderazgo de nuestra Presidenta.

Muchas gracias por todo lo que hacen para generar riqueza en la Argentina y por trabajar honestamente.

Les deseo a todos ustedes, trabajadores, productores y empresarios, un muy feliz Día del Seguro. Celebremos que hay trabajo y lo seguirá habiendo, mientras ello sea nuestra responsabilidad.

Muchas gracias.

Ver más

Un pensamiento para “LA ACTIVIDAD ASEGURADORA, EN LA VISIÓN OFICIAL, PARA TODOS Y TODAS”

  1. Los Productores Asesores de Seguros de la República Argentina (PAS) que operamos en el riesgo ACCIDENTES DEL TRABAJO (ART), somos las únicas víctimas del inciso k) y nadie hace nada por nosotros.

    No somos considerados trabajadores por lo que no podemos tener un sindicato.
    No somos considerados empresarios por lo que no podemos integrar una cámara.

    Somos pequeños autónomos profesionales matriculados, que ofrecemos un servicio indispensable a las empresas aseguradoras y a los asegurados.

    Nuestros servicios se honraban en base a comisiones que cada PAS acordaba mediante convenio con las compañías aseguradoras, sin que ello implicara incremento alguno en los costos al asegurado, debido a que nuestra participación resulta mucho más eficiente para las partes, confiable para los tomadores de seguros y económico para las compañías prestadoras.

    En función a ello, con gran esfuerzo y a lo largo del tiempo, muchos PAS en base a su trayectoria fueron incrementando su cartera de clientes, incluso incorporaron empleados diseñando estructuras que permitiese un estandar de servicio superior al ofrecido por las propias aseguradoras.

    Siempre alentados por prevalecer dentro de una sana competencia, los PAS invirtieron en tecnologías que debieron incorporar en base a créditos y otros compromisos.

    En medio de esta situación y de la noche a la mañana, extraños personajes, ajenos a nuestra actividad y vaya a saber con qué tipo de intereses y, mucho menos, influencias políticas, lograron persuadir no sabemos a quienes, para que de manera acelerada y encubierta en la presunta intención de mejorar la posición del trabajador ante eventuales accidentes laborales (objetivo no logrado), insertasen de manera solapada y muy probablemente con absoluto desconocimiento de la mayoría de los legisladores que votaron la ley 26.773 de Riesgos del Trabajo, el discutible y nefasto Artículo 16, mediante el cual se favorece a las compañías aseguradoras, permitiéndole reducir las comisiones acordadas, a menos de la mitad.

    Por si fuera poco y a pesar de no estar reglamentada, su aplicación de efecto retroactivo (demás está decir que la infrecuente celeridad de TODAS las aseguradoras en actualizar sus sistemas operativos para la liquidación de comisiones, francamente resulta – cuando menos – llamativa). Resulta innecesario describir el tiempo que se habría necesitado para lo mismo, pero al revés.

    Víctimas de este atropello y con consecuencias colaterales aún sobre nuestras espaldas, advertimos tibias reacciones de instituciones que se supone deberían defender a los PAS.
    Despido de empleados, morosidad involuntaria (si alguien saca un crédito en base a sus ingresos, cómo hace para pagarlos si le quitan la mitad de los mismos).
    Tenemos mucho para decir y escuchar.

    Esperamos que alguien nos tenga en cuenta.

    Carlos Poli
    Productor Asesor de Seguros
    @poli1945

Deja un comentario

siete − seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.