INFORME SOBRE ALCOHOLEMIA

vilam

Abril de 2016, Buenos Aires, Argentina

Educar, concientizar y controlar, ¿pero cómo?                                                                                                                                            

La importante cantidad de conductores alcoholizados que son generadores de tragedias viales no para de crecer. Cada fin de semana amanecemos con estas tristes noticias pero parece que no son muchas las iniciativas para detener este flagelo.

Gabriel Di Mena de 24 años y 1,9 grs de alcohol/lt de sangre, conducía su vehículo a mayor velocidad de la permitida por la calle Campos en San Andrés. Luego de perder el control de su vehículo se subió a la vereda y mató a otro joven de 24 años llamado Eduardo Cevallos. Este tipo de noticias ya pasaron a formar parte del paisaje informativo de cada mañana de domingo y cada vez nos conmueven menos. Eso es lo terrible, nos estamos acostumbrando a convivir con estos hechos.

Siempre se dice que en este tipo de casos las soluciones pasan por tres rubros: educación, concientización y control con sanción. Pero si este flagelo del alcohol y la conducción sigue creciendo es porque como sociedad algo estamos haciendo mal, o tal vez todo. En materia educativa siempre pensamos en lo que aporta el colegio pero es tanto o más importante los ejemplos que se generan en casa. La ley de tránsito prevé educación vial desde el pre-escolar hasta la universidad pero lamentablemente y salvo raras excepciones, se hace mal y poco. Por el lado de la concientización tampoco vamos muy bien. Las publicidades más variopintas exaltan lo entretenido y divertido de tomar alcohol. Son pocos los casos, y curiosamente provienen de empresas cerveceras, que exaltan la importancia de beber con moderación y de ser un “conductor responsable”. Por otro lado la permisividad de los padres y la falta de límites también son un factor negativo tanto desde el lado de la educación como de la concientización. Pero sin duda la materia que tenemos previa es la del “control y sanción”.

Argentina, por ser un país federal, tiene su base de control de tránsito en los municipios para luego subir a las provincias y por último a la nación. El problema del alcohol y la conducción afecta a todo el país y la forma más rápida y eficiente de conseguir resultados es justamente mediante el control y sanción. Pero cuando hablamos de control no es justamente redactando leyes voluntaristas que proponen la “toleracia cero” y que luego caen en letra muerta, sino estando las autoridades de control, etilómetro en mano, en los lugares y horas claves.

¿Cuáles son los impedimentos para que lo anterior suceda? Las iremos enumerando:

  1. Los cuerpos de tránsito municipales, en su gran mayoría no están capacitados convenientemente y están muy restringidos en cuanto a material y personal. Vemos comúnmente que el personal de tránsito de los municipios trabajan de lunes a viernes en dos turnos, mañana y tarde, pero justamente cuando más se los necesita que es en los fines de semana en horas de la madrugada, no hay personal afectado a las tareas.
  2. Para poder hacer controles de alcoholemia eficientes se necesita en primer lugar de la decisión política para hacerlo. Muchos intendentes no dudan en decir “en off” que los controles son piantavotos y que no quieren ponerse a la gente de los bares, los boliches y a los que los votaron en contra.
  3. Los controles requieren de tecnología. En nuestro país hay cerca de 2400 municipios por lo que haciendo un cálculo estimativo se requerirían como mínimo 12.000 etilómetros para cubrir las necesidades de las autoridades de control de la Argentina. Esto implica una inversión importante pero no imposible. No nos olvidemos que los controles son altamente disuasorios si tenemos la certeza que los habrá en cantidad y calidad homogénea.
  4. Los etilómetros necesitan ser calibrados periódicamente. Esta acción se realiza en el INTI, en San Martín, Provincia de Buenos Aires, y en un laboratorio de Rosario, por lo que resulta muy complejo que solo dos lugares calibren los etilómetros de todo el país. No es complicado pensar en la creación de delegaciones o laboratorios especialmente autorizados por el INTI para que esta calibración se lleve adelante al menos en sedes en el NOA, NEA, Cuyo, Centro del país, Patagonia y Buenos Aires

Si solo nos limitáramos a cumplir la ley actual, con sus límites y sus requisitos de capacitación y le agregáramos un poco de inversión con una alta dosis de voluntad política municipal, provincial y nacional, el problema iría cediendo rápidamente. Otra cuestión no menor es no caer en el facilismo de las “campañas” que duran un mes y después todo se olvida. Si a lo que apuntamos es a un cambio cultural debemos pensar en “programas” a 5 y 10 años que transformen nuestra forma de pensar sin tener que apelar eternamente a la rigurosidad de las sanciones.

Acerca de OVILAM

OVILAM – Observatorio Vial Latinoamericano, es una empresa que tiene por objetivo la investigación, experimentación, capacitación, asesoramiento y desarrollo de todo tipo de actividades referidas a las personas, los vehículos y el entorno en materia de seguridad vial.  Su Visión es la “generar soluciones inteligentes que permitan combatir con éxito el flagelo de la inseguridad vial” y para lograrlo cuenta con profesionales que aportan servicios de primer nivel técnico y educativo para que la sociedad argentina y latinoamericana tenga una vida más segura en todo el ámbito vial. Todo ello realizado con valores que rigen su accionar tales como: Seriedad, Independencia, Rigor técnico, Excelencia y Compromiso.

OVILAM cuenta con un grupo de profesionales con una vasta experiencia en todos los temas referidos a la seguridad vial que abarcan desde el equipamiento de los automóviles, el análisis de las rutas y su entorno y los factores humanos que generan la mayor parte de los siniestros viales.

En caso de querer ampliar esta información o de necesitar coordinar una entrevista con los voceros de OVILAM,  contáctese con nosotros.

ovilam firma

Ver más

Deja un comentario

cuatro × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.