“CASO FEDERAL”: SORPRESA QUE NO DEBIÓ SER TAL, Y ACTITUDES VERGONZANTES

A- Crónica de la víspera y “la hora señalada”

aulllllLa decisión editorial fue tomada en la tranquilidad (?) del lunes ppdo. (feriado): “Mañana damos forma al material, y el miércoles salimos con una edición extra”. “El material” era, por una parte, nada más y nada menos que el texto completo de la Resolución 40.144 del 2 de noviembre (al que habíamos accedido el viernes), mediante la cual la Superintendencia disponía la inhibición de bienes de Aseguradora Federal, pero sin hacer lugar a su debida publicidad. Y, por si eso fuera poco, el balance analítico al 30 de junio tanto en versión original, como la del rectificativo presentado el 18 de noviembre. La contundencia de dichos documentos, nos llevaba a la obligación periodística de exponerlos al conocimiento público. Duro, pero imprescindible y en concordancia con nuestra línea de trabajo.

Día martes dedicado al procesamiento del material y a las imprescindibles consultas y chequeos que respaldarán la veracidad del mismo.

Y ayer, bien tempranito, buen desayuno, lectura de los diarios, news y sitios webs, y -como todos los días hábiles- la recorrida por el Boletín Oficial. Y allí nos encontramos con que había cambiado la forma de la historia (aunque no el rumbo previsible): nos topamos con la Resolución 40.191 del 25 de noviembre ratificando la inhibición de bienes de Aseguradora Federal y disponiendo la prohibición para suscribir nuevos contratos de seguros.

Consecuente preparación de una edición especial, que fue remitida a las 11:32, como virtual primicia en el mercado. A partir de allí, celular al rojo vivo, mails en cadena, consultas, etc. etc. Y exactamente a la medianoche, la verificación de que el esfuerzo no había sido en vano: el servidor de internet informaba que se registraban a ese momento, exactamente 17.118 aperturas del newsletter (y 17.472 a las 8 de la mañana de hoy). Un récord absoluto en las 245 ediciones de El Seguro en acción.

Y con la primera parte de la misión cumplida, la obligación de retomar la información pendiente, ahora convertida en una edición de rutina. Esta que usted tiene ahora en “su pantalla”.

B- La otra víspera

Lunes 7 de noviembre. La voz del funcionario suena amistosa, firme y convincente cuando nos dice (palabras más, palabras menos): “Las medidas precautorias no pueden ser publicadas en todos los casos, sino en aquellos que lo ameritan. Pensá que no es lo mismo el caso de Interacción ART cuando le dictamos la suspensión de emisión, o la inhibición de Antártida cuando la inhibimos, aunque no le dictamos la suspensión de emisión, que el caso de una aseguradora inhibida porque simplemente incumplió el plazo de entrega del balance. Y este es el caso por el cual no hemos publicado una Resolución dictada el mismo día que la de Antártida. Te lo quería avisar para que no generalices cuando te refieras a la publicidad en el Boletín Oficial de la medida con Antártida”.

El escriba escucha pacientemente, toma debida nota, anticipa que no concuerda con esa idea, pero agradece el amistoso aporte. Y así lo refleja en la nota que redacta casi de inmediato, incluyendo su recuerdo del “caso ACE“, que también menciona allí.

Y, lógicamente, pasa a encontrarse inmerso en un nuevo laberinto, porque a partir de ahora, las medidas precautorias serán publicadas, en tanto y en cuanto así lo estime oportuno la lapicera mágica del funcionario de turno.

Pasan los días, llega la hora de editar un nuevo newsletter, y decide volver al tema con un análisis planteado desde otro ángulo, aun cuando los trascendidos que iba recibiendo indicaban claramente que el funcionario “estaba mal informado”, en cuanto al fondo de la cuestión: no era un mero retraso en la presentación. Pero faltaban las pruebas.

Y, tal como hemos aprendido en esta hermosa profesión, sólo se trata de perseverar y esperar que algunas cosas se decanten por sí mismas.

C- ¡Chan, chan: fin del misterio

Jueves 24 al atardecer. La edición 243 estuvo visible desde las 15:50 y en esas dos o tres horas, los habituales mensajes e intercambios personales con algunos amigos, y … el llamado impensado: “decime cuál es el mejor medio para enviarte la Resolución 40.144 del 2 de noviembre, inhibiendo a Aseguradora Federal y cuándo podemos vernos para que te entregue tanto el balance analítico al 30/6 como el rectificativo posterior”.

Indicamos una casilla exclusiva para estos casos, para preservar al remitente, y a los pocos minutos leemos: “Visto (…) y Considerando (…) “Prohibir a Aseguradora Federal realizar actos de disposición respecto de sus inversiones (…)”. La razón principal: “que la inspección actuante ha intentado en reiteradas oportunidades llevar a cabo las verificaciones pertinentes en torno a los Estados Contables al 30/6/2016 con resultado negativo” (1).

ALIANZ

¡Recórcholis! Entonces no era una simple demora en la presentación del balance.

El dedo mágico del funcionario que aplicó el “con esta sí, con esta no…”, ese día estaba vendado y no tuvo la sensibilidad necesaria. Nuevamente Tusam: “puede fallar…”

Y, salvando compromisos mutuos, la cita fue pospuesta para el martes (anteayer), para tener en nuestras manos, copia de los balances analíticos al 30 de junio.

Aclaración necesaria: el suscrito se inició en seguros en el área contable en 1952, y la siguió desarrollando hasta 1982, como contador y/o auditor de distintas aseguradoras de plaza. La mitad de su vida en el Seguro (la otra mitad sólo en el periodismo sectorial y la docencia). De manera tal que acceder a estos documentos, fue un momento especial, pero enturbiado por lo que leyó. Vamos al grano.

D- Algunos datos del balance al 30/6/2016 (En primer término lo expuesto en el estado contable original, y luego lo del rectificativo presentado a posteriori):

  • Disponibilidades: $ 180.484.602 – $ 13.535.796

Dentro de ese rubro la diferencia ($ 166.948.806) está dada por el rubro Bancos: $ 175.024.238 – $  8.075.432

  • Total del Activo: $ 951.130.204 – $ 784.181.398
  • Deudas con Asegurados: $ 288.082.310 – $ 409.337.310

La diferencia surge en Siniestros Pendientes Seguros directos en juicio $ 223.271.553 – $ 344.526.553 (dif. $ 121.255.000)

  • Deudas fiscales y sociales: $ 178.979.593 – $ 198.179.593 (dif. $ 19.200.000)

Corresponde a IVA: $ 11.164.700 – $ 26.664.700 (dif. $ 15.500.000)

Y ANSES: $ 5.814.037 – $ 9.514.037 (dif. $ 3.700.000)

  • Otras deudas: $ 8.074.722 – $ 21.140.640

Por omisión de la cuenta “Bancos saldos acreedores”: $ 0.0 – $ 13.065.918

  • Patrimonio Neto: $ 271.580.730 – $ (48.888.994)
  • Resultado del ejercicio: $ 54.513.476 – $ (265.956.248)
  • Omisión total: $ 320.469.724 (Según la espontánea “versión propia”…o sea…)

Relea, amigo lector y seguramente pensará que se trata de errores de transcripción. Pues no. Los datos surgen de la presentación oficial ante la SSN: Código de barras 2312195803286533086 en el original y 9032959935070648828 en el rectificativo. Los tenemos a la vista.

Decimos, como síntesis y para preservar nuestra ochentosa salud: una vergüenza, una desvergüenza, un hecho impúdico e insolente. Para “acercarse” a la verdad, simplemente retoques “en números redondos”: 121.255.000, 15.500.000, 3.700.000… Quizás por falta de tiempo y en razón del apuro impuesto por la SSN…

E- La Superintendencia se expide

Para no extender el texto, vayamos ahora a la Resolución del viernes ppdo., publicada ayer en el Boletín Oficial, y de la cual dimos cuenta en nuestra edición 244.

Algunos aspectos allí señalados:

  • Las actuaciones tuvieron inicio al determinarse déficit de capital mínimo, en el balance al 31 de marzo del 2015.
  • Como consecuencia fue aprobado un Plan de Regularización y Saneamiento, a completar hasta junio de 2018.
  • Al 30/6/16 la aseguradora presentaba en su balance un déficit de capital menor al pautado “por lo cual no mereció objeción alguna”.
  • El 18 de noviembre de 2016 la aseguradora presentó un balance rectificativo al 30/6 (el que enunciamos precedentemente), con un déficit de capital mínimo de $ 486.528.315 y un déficit de cobertura de $ 227.210.095

De la Resolución no surge si este balance lo fue a requerimiento de la inspección actuante desde hace varios meses, o por decisión de la aseguradora. De cualquier manera, queda claro que las cifras no fueron determinadas por la inspección, sino por la empresa. A confesión de parte…

  • El 23 de noviembre Aseguradora Federal presentó su balance al 30/9/16 exponiendo un déficit de capital de $ 631.360.582, un déficit de cobertura de $ 292.188.708 y un Patrimonio neto negativo de $ 251.509.985 (o sea, un no patrimonio). Todo ello, sujeto a verificación por parte del Organismo de Control. ¿Cuándo levanten la alfombra, cuánto encontrarán debajo?
  • Conclusión: ratificación de las inhibiciones y suspensión de la emisión. Medidas apelables, por cierto. Quisiéramos ser optimistas, pero debemos confesar que nuestra larga experiencia en la materia, nos lo impide. Cuando se llega a cierto punto…

F- Algunos datos complementarios

  • Aseguradora Federal opera en prácticamente todo el país (2).
  • Tiene una importante presencia en el mercado, en volumen de primas, ubicándose en el puesto 33º según la última información  disponible.
  • Actualmente cubre aproximadamente 500.000 vehículos automotores.
  • Tiene pendiente la regularización (y sus eventuales consecuencias) de su situación fiscal, no sólo por cuantiosa deuda en moratoria, sino por el traslado a esta Capital, de su sede fiscal, que figuraba en Puerto Madryn “por razones de beneficio fiscal”.
  • Según lo hemos registrado oportunamente en nuestro sitio, es la aseguradora que encabeza el ranking de sanciones por parte de la Superintendencia, acumulando a la fecha 12 apercibimientos, 6 llamados de atención y 4 multas. Vale decir, 22 sanciones. Un parámetro objetivo, y contundente. En nuestra próxima edición presentaremos una nota específica al respecto.

Conclusión

La vida de este escriba está marcada a fuego por el Seguro. Y cuesta mucho, luego de 64 años de transitar este mercado con tanta pasión, tener que retrotraerse a muchos años atrás, para revivir instancias como la presente.

Amigo lector, cuesta mucho escribir una nota de estas características, buceando en los meandros del cúmulo informativo, y depurando los dimes y diretes, para tratar de encontrar la realidad. Cuesta mucho (desde lo anímico exclusivamente), volcar “al teclado” las conclusiones que nos demanda la lealtad con el principio que nunca vamos a resignar: “La noticia es sagrada. El comentario es libre”.

Causa una profunda tristeza pensar en la situación de miles de asegurados y terceros, un número de productores que no podemos cuantificar, y cientos de empleados involucrados en este angustiante panorama. Y preguntándose si se saldrá de este laberinto. Un cuadro que conmueve y llama a la reflexión.

¿Por qué llegamos a esta situación? Difícil sintetizarlo, pero está claro que hubo inconducta de parte de la aseguradora, a través de los años; falta de seguimiento más estricto por parte del Organismo de Control; y el aporte de los productores asesores: muchos que están allí porque son incrédulos o ignorantes sobre la forma en que opera el mercado (3), otros forzados por la necesidad de obtener para sus asegurables “el precio más bajo”, y una amplia franja de inescrupulosos (viejos caminadores de aseguradoras que luego terminan mal), que sólo piensan en sus jugosas facturaciones. PAS con prontuario en lugar de currículum. Remedando la publicidad: “yo te conozco”.

¿Y hacia adelante?

Cortito y al pie: estamos ante una oportunidad única para “empezar de nuevo”. La Superintendencia actuando en tiempo y forma, y transparentando la situación de las aseguradoras; las Asociaciones y Cámaras denunciando estas situaciones (por ejemplo el ocultamiento de las sanciones), y empezando algo que no hacen integralmente: la difusión de la cultura aseguradora; los productores asesores concientizando al asegurable  que “precio no es servicio ni solvencia”; los productores que, además, tienen representación institucional, siendo selectivos con las aseguradoras en que operan (este caso golpeará fuertemente a más de uno); y sigue la lista.

¿Y la prensa especializada? No deseamos hacer “periodismo de periodistas”, pero a nosotros también nos cabe la autocrítica. ¿No llegó la hora?

Punto final con un dato que dejamos para nuestra próxima edición: la ley es la ley. Y, por lo que estudiamos, tiene un solo texto. Pues bien, el mercado asegurador presenta un caso único en la historia legislativa argentina: la Ley 20.091. Hoy y aquí, tenemos dos textos distintos, como para que cada uno se sirva el que más le convenga (y, por supuesto, le conviene a los pícaros). ¿No nos cree? Espere una semana y se lo demostraremos.

Raúl Jorge Carreira

[email protected]

Notas:

(1) Pedimos disculpas a los lectores, pero la calidad del material que nos aportaron, no es la debida. Vale como documento inédito.

(2) Centros de atención: Canning – Casa Central – Catamarca – Córdoba – Jujuy – La Rioja – Mar del Plata – Mendoza – Neuquén – Orán – Paraná – Pigüé – Pilar – Posadas – Puerto Madryn – Ramos Mejía – Resistencia – Rosario – Salta – San Isidro – San Juan – San Martín de los Andes – San Rafael – Santa Fe – Tandil – Tigre – Tucumán – Villa Mercedes

(3) El principal Foro de estos profesionales, en facebook, en estos días viene dando un penoso ejemplo al respecto. Desde los desentendidos, los superados que están “más allá”, hasta los que uno no entiende cómo obtuvieron la matrícula, y otros que no tienen la menor idea de la normativa sectorial y, menos aún, de su responsabilidad profesional.

Los comentarios han sido cerrados. Si desea formular alguno, hágalo a través de la nota existente en http://www.elseguroenaccion.com.ar/?p=16593

Ver más

11 Thoughts to ““CASO FEDERAL”: SORPRESA QUE NO DEBIÓ SER TAL, Y ACTITUDES VERGONZANTES”

  1. Querido Raúl: inestimable como siempre tu información.
    Como sugerís en el título, esto no fue sorpresa para nadie del ambiente asegurador, y debió haberse hecho efectivo hace ya unos cuántos años.
    Así lo denuncié, sobriamente en cada nota o encuesta en las que me pide referir, pidiendo a varias gestiones a cargo de la SSN, que hicieran algo por el mercado, en contra de esas pocas aseguradoras que todos conocemos, y que tan mala reputación le generan al mismo mercado, y tanto daño a sus «supuestos» asegurados.
    Por fin esta gestión se puso a trabajar para poner a las compañías conforme la legislación.
    Un fuerte abrazo
    Gustavo Costas (abogado)

  2. NESTOR

    Estimado, como siempre un placer leer sus notas aunque algunas sean malas noticias.
    Hace ya mucho tiempo que esto tenía que ocurrir pero, como siempre, las argucias legales estiran los plazos.
    Néstor Luongo (PAS)

  3. Hola Raúl: excelente nota y lapidaria en cuanto a la situación y comportamiento de la aseguradora.
    Gracias por la información.
    Un abrazo desde Salta.
    Mario Normando Villa (PAS)

  4. admin

    Advertencia: al moderar los comentarios, rechazamos los anónimos, y los mensajes que provienen de correos electrónicos apócrifos.
    Quien desee opinar (sin agraviar a nadie), debe identificarse, tal como lo hace el autor de esta nota.
    Como siempre, los comentarios privados son respondidos por ese medio, respetando el deseo del remitente.

  5. Con el cataclismo que ocurrió con la inhibición de Federal, observé lo hipócritas que somos como “profesionales”…lo que me lleva a pensar como novel P.A.S.: ¿hice todo mal? ¿Hago todo mal? Estoy encerrada en las penumbras absolutas de mi propia alegoría de la caverna. ¿DÓNDE ESTA MI mayéutica? ¿O SOLO ME ESPERA LA CICUTA?
    Dígame señor, ¿solo porque vendo, Federal, asesorando explicando paso por paso en qué consiste, acompañando a uno que otro cliente a realizar las denuncias, eso me hace mala profesional? ¿Me convierto en alguien que vende algo trucho, algo podrido…si explico al cliente lo que se lleva?
    Por analogía, ¿el hipermercado que pone en el mismo stand un producto lácteo de La Serenísima, Sancor, Cotar, Milkau, Tregar y al lado la cooperativa Pedrito que nadie sabe quien es un mal hipermercado?…
    Seguro que usted pensará: “niña…pero el seguro y un producto lácteo son dos cosas distintas…”. A lo que pienso: NO…son lo mismo…ambos tienen normas que cumplir para llegar al consumidor, tienen un Organismo de Control, y si están en mal estado, producen un efecto negativo en el que consume, y ese efecto puede ocurrir con cualquiera de los productos lácteos o compañía de seguros…”
    Ahí es donde tendría que intervenir nuestro Estado durmiente…que no ha hecho nada desde 1968, ni nuestro propio Sindicato hace nada…salvo sacarnos nuestro dinero…
    Quiero que quede algo claro: no me siento insultada, tampoco quiero iniciar una cruenta batalla dialéctica de quien es mejor o quien es peor, si sumamos títulos, o años de experiencia…Simplemente quiero que vean mi paradigma; mi mundo; ¿el único que vale?. No, no lo creo…sólo pienso y aprehendo (si con h) del mundo que me rodea y este me está decepcionando cada día un poco más…
    “Los mejores somos los que vendemos las diez primeras compañías el resto no existe”, mi experiencia me dice que esas compañías te dejan en la lona porque lo viví con fulana hace x años”, pero la situación se repite como un dejavú cíclico, cambia la figura pero no la situación.
    Entonces ¿qué está mal? ¿Esta realidad? ¿O las reglas de juego? ¿No sería equitativo que la cobertura básica salga igual para todos, en consecuencia accesible para todos, es decir el señor que tiene un modelo 72 pague una cobertura RC igual que el señor que tienen un Audi 2017, para que haya pie de igualdad; total que con las demás coberturas haya diferencia conforme al valor de la suma asegurada?
    Pero es gracioso hablar de igualdad cuando entre los propios colegas no existe, dado que muchos dan su matrícula a cualquiera; cosa que nadie dice, nadie ve, nadie siente…ESO ES SER MAL POFESIONAL…Porque eso nos perjudica a todos y denigra a nuestra profesión…y eso es MALA PRAXIS….pero noooooo. ¿MAL profesional es vender algo que el Estado aprobó y habilitó…? y ¿por qué ninguna de las grandes hace un plan para todos, no hace una cobertura para el de clase media baja, si total Cacho no me interesa porque nunca va llegar a ser nadie…que se ensucie la compañía X…sólo tomamos autos desde 2000 o rc básica no vendemos? ¿Eso también no está mal? ¿Eso no perjudica el mercado? ¿Eso no lo sectoriza?
    Ahora quieren limpiar. ¿Está bien eso? Para mí sí…. Siempre que limpien las reglas de juego….porque así lo podrido, como lo llaman algunos, seguirá viviendo…. El SEÑOR SIN NOMBRE surge de nuevo… y no tenemos un Harry Potter que nos pueda salvar…
    Gabriela Pelliza (abogada, P.A.S-Villa Gobernador Gálvez. Santa Fe)

  6. Históricamente hubo y seguirá habiendo compañías de seguros que bajan las primas de los seguros, para vender más y hacer caja, representando una competencia desleal en el mercado asegurador. Luego, cuando no alcanzan a cumplir con las condiciones impuestas por la Superintendencia para emitir pólizas y dar coberturas, pasan a ser “noticia”, generando opiniones negativas contra el sistema de seguros.
    Lo más llamativo es que los productores, a sabiendas de los resultados negativos de estas aseguradoras, las siguen ofreciendo y comercializando en sus carteras de clientes.
    Con la información permanente ningún PAS puede alegar desconocimiento del estado de las aseguradoras que comercializa.
    Mario Brochón (PAS-Mar del Plata)

  7. Estimado Raúl: te pido completar esta información mencionando a los socios de la compañía, porque sabemos que pronto renacerán de las cenizas, y otra vez embaucarán a PAS y no PAS, a quiscos y verdulerías, con altas comisiones.
    Desde ya gracias y espero poder enterarme cuáles son las otras cuestionadas.
    Cecilia Tarletta (PAS-Santiago del Estero)
    Respuesta:
    Estimada Cecilia, al punto:
    1) Según la información oficial disponible, los accionistas son «Broker Company S.A. 90 % y Luis Alberto Dapero 10%». Ahora que sabés lo de Broker Company ¿cuánto te mejoré en la información? Me apresuro a responder: «Nada». Porque no sabemos quiénes son los accionistas de esta sociedad anónima. Y siga el corso, o dicho más elegantemente: sic transit gloria mundis…
    2) ¿Cuáles son las otras cuestionadas?: las tengo en mente, pero por responsabilidad profesional, no debo decirlo públicamente, porque en un 80 % es información comprobable y en un 20 % es subjetividad basada en conocer la intimidad puertas adentro de muchas aseguradoras, y el historial de sus accionistas y directivos.
    Pero cualquiera que lo desee, puede trazar un panorama bien fundado: que se tome media hora para revisar, al menos, los indicadores de balances. A ello les sugiero acudir a http://www.elseguroenaccion.com.ar/wp-content/uploads/2016/09/235-indicadores.pdf
    Con el afecto de siempre para vos y familia.
    Raúl Jorge Carreira

  8. Raúl, en verdad lo conocí leyendo esta ultima nota.
    Percibí en la misma un espiritu de autocrítica amplio y constructivo. En parte tengo una opinión similar a la de Gabriela Pelliza; considero que el mercado asegurador puede funcionar perfectamente excluyendo a una proporcion de asegurados significativa.
    Esto no es más ni menos que ponderar la satisfaccion de la necesidades de proteccion de quienes califican, y volar de un plumazo el derecho a protegerse de quienes no; preservar el patrimonio no cuantioso de muchos, no deberia verse obstruido por razones técnicas.
    Gabriel Gustavo Zavisa (PAS)

  9. Estimado, recién descubro su página, muy útil por cierto.
    Hoy leí en el Boletín Oficial la publicación del 7 de diciembre donde Federal aumentó su Capital Social en 137 millones de pesos. Me pregunto, independientemente de lo acertado de sus datos objetivos en cuanto a la conducta irresponsable de esta compañía, ¿por qué aumentará su capital si la intención fuera ir a liquidación?
    No cree Ud. que existe alguna posibilidad de una vez por todas que ordenen sus cuentas y comiencen a operar seriamente. Es mi esperanza como damnificada si se liquida, por los asegurados y empleados.
    Lo saludo cordialmente.
    Lara Klapp (abogada)
    Respuesta del autor:

    Dra. Klapp: Dato objetivo y para arrancar. Usted afirma que la aseguradora aumentó “en” 137 millones de pesos su capital. El aviso nº 93285 publicado en el Boletín Oficial, indica que Aseguradora Federal aumentó su capital “a” $ 137.988.400.-
    Valoro y admiro su llamativa inquietud por encontrar este dato entre la farragosa información que diariamente ofrece el Boletín Oficial, fundamentada seguramente por su carácter de “damnificada” por la aseguradora. Pero, más allá de su errónea interpretación entre aumentar “en” o aumentar “a” (lo cual cambia totalmente el impacto de su noticia), me permito recordarle que la decisión de aumentar, requiera un paso posterior: integrar ese capital. Vale decir, que los accionistas aporten efectivamente esa cifra, aprobada en asamblea del 22/9, protocolizada el 9/11 y publicada el 7/12. Monto que, en último caso, casi pierde relevancia frente a lo exigido por la SSN en base al balance presentado por la propia aseguradora (y pendiente de verificación): $ 631.360.582 por déficit de capital mínimo.
    Por otra parte, frente a su acompañamiento a “lo acertado de mis datos objetivos”, sus cargos a la aseguradora por “conducta irresponsable”, y su deseo de que “comience a operar seriamente”, creo encontrar una contradicción con su pregunta de por qué aumentar el capital si “la intención de la asegurada fuera ir a la liquidación”.
    Me permito rectificarla y afirmar que, en verdad, la conducta (¿?) de la aseguradora era la que la llevaba irremediablemente hacia la liquidación. Hoy y aquí, sin posibilidad de emitir (hablando en términos estrictamente legales), habiendo perdido casi toda la producción por la previsible diáspora producida, más su propia decisión de transferir la cartera restante a otra aseguradora con la cual parece haber hecho un acuerdo de fondo, en buen criterio ¿puede esperarse que antes de este fin de mes sus accionistas aporten esos 600 millones de pesos?
    Estimada Dra. Klapp: adhiero a su esperanza, pensando en los asegurados, terceros, productores, empleados de la aseguradora, acreedores en general y LA IMAGEN DE LA INSTITUCIÓN ASEGURADORA. Pero mi experiencia y responsabilidad profesional me obligan a concluir en un doloroso punto suspensivo…
    Gracias por su aporte. Reciba mi cordial saludo.
    Raúl Jorge Carreira

    Coincido con Ud. y agradezco la respuesta y aclaración.
    Lo saludo atte.
    Dra. Lara Klapp (abogada)

  10. La nota no es exacta, pero la noticia es cierta. Lástima que es tan fácil denunciar.
    Y aunque la compañía haya hecho muy mal las cosas, que hoy cierre sus puertas no es beneficio para nadie. Son muchas familias más en la calle.
    Pero al que no le toca no le duele; como todos en este país se corren a un costado y hacen como si nada.
    Gracias por difundir de esta manera una noticia que por lo que veo para ustedes está genial. Para los que están ligados a la compañía les aseguro que no.
    Rodrigo González (empleado)
    Respuesta:
    Estimado lector, lamento que ponga su sensibilidad (que respeto y valoro), por encima de la atenta lectura de mi nota.
    No denuncié: opiné; no es fácil hacerlo ni me corrí al costado (de hecho, fui el único periodista que dio la cara y expuso su criterio); en ningún lugar de la nota, ni de mi historial, surge que la situación esté genial; etc. Y, puntualmente, enumeré a los inocentes damnificados, incluyendo al personal.
    Sr. González, su comentario me trajo a la memoria la célebre frase del ministro Pugliese: “les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”. Para remedarla digo: “escribí con el respaldo de la técnica aseguradora, la ciencia contable, y la normativa jurídica. Me contestó con el corazón”.
    Afectuosa sugerencia: no se enoje con el fotógrafo, sino con quienes fueron fotografiados violando su responsabilidad comercial y, básicamente, su obligación social al administrar fondos ajenos que, hoy y aquí, han sido violados y están desprotegidos.
    Sírvase recibir mi afectuoso saludo.
    Raúl Jorge Carreira

  11. Realizo una simple pregunta: ¿Aseguradora Federal no tenia vínculos con la desaparecida Fata? !Era era lógico y normal que terminara así!
    Lo lamento profundamente por los empleados que van a quedar sin trabajo, y para colmo encima de las fiestas. Todo resultó muy terrorífico.
    Gastón Emilio Argentino (PAS)

Comentarios Cerrados