SUSCRIPCIÓN: ¿UN VACÍO EN NUESTRO MERCADO?

fratta vaEspecial para El Seguro en acción

La técnica de la suscripción de riesgos es uno de los capítulos más apasionantes del seguro, sino su base.

En principio, convengamos que el negocio del seguro tiene su sustento en la Teoría del Riesgo y no en el financiero exclusivamente. Son escasas las aseguradoras que han desarrollado la suscripción  con equipos idóneos que responden a la relación: inspección-análisis e impronta de la empresa. Vale decir que las aseguradoras que inspeccionan los riesgos por cuenta de terceros, no en todos los casos, mantienen una comunión entre inspectores y  suscriptores.

El criterio del presente trabajo, basado en la Comunicación de la SSN nº 4770, tiende a demostrar para los seguros Patrimoniales, un desbalance en su composición. Esto surge de un desglose -particular para el caso-, que no considera algunas de las voces asignadas a Patrimoniales de incidencia no importante, incluidas en detalle de la referida Circular, pero que evidencia la necesidad del modificar conceptos para con el alea las carteras.

La correcta suscripción no es temeraria, se basa en parámetros posiblemente olvidados donde, además del conocimiento necesario, tiene su fuente en el factor empírico.

Desbalance de carteras

  • Total de aseguradoras registradas: 172
  • Aseguradoras sin movimiento: 15
  • Aseguradoras exclusivas en ART: 15
  • Aseguradoras registradas que cuenta con sección Autos: 67
  • Aseguradoras con movimiento (riesgos patrimoniales): 75 (1)

(1)  Se consideran también las  carteras en Vida, Cauciones, RC, Salud, Sepelio  etc. Aunque el sentido de este trabajo es observar desvíos del mercado.

Primas

  • Primas totales del mercado (en miles y según Comunicación): $  153.321.809.-
  • Primas totales de Patrimoniales (según Comunicación): $ 125.029.339.-
  • Resultado neto de ART: $ 93.133.139.-
  • Excluyendo Seguros de Personas: $ 64.840.669.-

Como se puede observar, el monto de la prima aquí destacado representaría -en sentido cualitativo-, la cartera más significante de los riesgos patrimoniales. La virtud de su “frecuencia aislada”, acompañada del reaseguro y/o coparticipación de otras aseguradoras, es fundamental para la evolución de una empresa.

Distribución de la cartera de autos:

 Aseguradoras con cartera menor al 50 %: 21

  • Aseguradoras con cartera entre 50 y 60 %: 7
  • Aseguradoras con cartera entre 60 y 70 %: 4
  • Aseguradoras con cartera entre 70 y 80 %: 7

–    Aseguradoras con cartera de más 80 %: 27

Incidencias

Automotores –  La prima total, en miles, es de $ 54.008.451.-

Sobre las primas patrimoniales, netas de ART, Automotores representa el 58 %

Excluyendo Seguros de Personas, representa el 83 %

Patrimoniales – Prima seleccionada, en miles de $ 17.028.859.- (2)

Sobre primas netas de ART: 18 %

(2) Para la ocasión se seleccionó: Incendio, Integrales en general, Robo y Riesgos Similares, Seguro Técnico, Responsabilidad Civil (sin Mala Praxis) y  Transporte.

Combinado Familiar solamente, sobre prima neta ART: 4 % (3)

(3) Sobre  una prima en miles de $ 3.650.796.-

Si comparamos lo precedente con algunos guarismos a principios de la década del 90:

  • Sobre 208 aseguradoras (25 con exclusividad en Vida y Previsional), hoy subsisten 135
  • Comenzaron a proliferar las pérdidas técnicas
  • Desaparece el INdeR
  • La participación de la cartera de automotores sobre primas del mercado era del 55 % (promedio)
  • La siniestralidad de automotores el 60 %
  • La participación de Riesgos Patrimoniales 16,24 %
  • La participación de Integrales y Combinado Familiar 10,10 %
  • No existían las ART , hasta 1995
  • Había problemas de cobranza
  • Se crea el CESVI

La composición de cartera actual, evidencia un mercado limitado en la suscripción de riesgos patrimoniales, con fuerte incidencia en autos y Riesgos del Trabajo.

Basados en este criterio y en el contexto actual, renegamos de aquellas aseguradoras que se limitan a suscribir determinados riesgos menores invocando sus contratos de reaseguro, sin tomar en cuenta que la contingencia es un factor posible de reconsideración por parte del reasegurador. Es decir, los contratos tienen cláusulas limitativas, pero siempre consideran casos particulares.

A tal efecto se dejaron de lado criterios valederos para la suscripción, todo se define por el concepto de la letra del reaseguro: papel, plásticos, químicos, etc. NO,  cuando en realidad no hay un patrón de riesgo fijo sobre cada una de ellos. Paradójicamente, hasta los  inicios de la década del 90, las aseguradoras utilizaban dos gruesos volúmenes tarifarios: uno de tapas negras para incendio y otro para riesgos generales de tapa verde. Todo se cubría, las mismas tarifas contenían las medidas de seguridad y salvo determinados casos,  se recurría a las distintas Cámaras de Riesgos y/o al INdeR, reasegurador discutido y quebrado por su política desperdiciada para con las aseguradoras. Comparado esto con el hoy, tomando en cuenta los actuales criterios de análisis para la cobertura y limitaciones en el reaseguro, fuimos para atrás.

Quién esto suscribe, con esfuerzo y voluntad de alguna aseguradora, ha llevado a varios suscriptores a tener la propia vivencia de los riesgos, logrando un cambio de opinión y no la de la inspectores saturados de trabajo habituados al  “múltiple chooise”.

Entonces, así está el mercado: peleando por mantener una cartera de automotores cuya siniestralidad funciona como una inflación no controlada, superando el resultado técnico negativo -por ahora-, con el financiero o queriendo nivelar con coberturas menores, que son las que buscan 150 aseguradoras aproximadamente.

No hay duda de que quedaron en el olvido las reglas fundamentales de suscripción, tales como: MPL, PML, EML. Los complementos del  AFM (Análisis Factorial Múltiple) y AD (Análisis Discriminante).

Es importante aclarar que tanto el Análisis Factorial Múltiple y el Análisis Discriminante, representan otras de las columnas del tema que tratamos. Ambos, con el aporte de la psicometría, operan en las ciencias del comportamiento, no sólo se ocupan del campo estadístico sino del psicológico. En palabras simples, desarrolla la inteligencia verbal y la coordinación entre los distintos actores, permitiendo conocer diferencias entre los mismos. Vale decir, el grupo de analistas de riesgos y suscriptores de una aseguradora, además de los conocimientos generales y específicos en los que actúan, deben tener  homogeneidad de criterios.

Por lo tanto…

la actividad aseguradora no debería alinearse exclusivamente en las reglas  del marketing y la resolución electrónica. Tampoco ligarse, en esencia, a reglas comunes de oferta y demanda. Su composición se basa en el factor humano y es el paradigma en cuanto a los servicios, porque su accionar  de asesoramiento es continuo, y se perfecciona con el cumplimiento la promesa del pago indemnizatorio.

Víctor Fratta

vfrattaseguros@gmail.com

fratta logo

FRATTA CONSULTORES EN SEGUROS

Ver más

Deja un comentario

quince + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.