Cuáles son los programas de prevención de riesgos que las empresas dejaron de lado por el covid y ahora deben retomar

Un informe de EHS, firma dedicada a la seguridad e higiene, analizó cuáles son aquellos aspectos que las empresas interrumpieron por priorizar temas de covid, pero que deberían retomar cuanto antes, en un contexto de vuelta a la presencialidad.

En el último año y medio, a causa de la pandemia, muchas compañías discontinuaron programas vinculados a la gestión de prevención.

En este marco, un análisis de EHS, empresa de seguridad e higiene, recientemente incorporada a Grupo Gaman, indicó que por la pandemia se discontinuaron planes  de capacitación y entrenamiento, relevamientos e inspecciones de seguridad, controles en instalaciones (como termografías), puestas a tierra, controles en recipientes a presión,  monitoreos ambientales, de Gestión del Cambio orientado a Cultura de Seguridad y de Formación de Líderes de Seguridad (habilidades blandas).

Esto ocurrió, principalmente, porque “la urgencia de abordar planes, medidas, controles e inversiones relacionados al tema Covid-19 tomaron un rol protagónico”. Por eso,  había que rápidamente “rediseñar el esquema de negocios” para afrontar una nueva realidad.   

Cuál es el riesgo

Pero haber descontinuado estos programas genera un gran riesgo para las empresas. En el caso del control en instalaciones edilicias, algo clave si se pretende retomar el trabajo presencial,  los peligros más latentes son los referidos a “eléctrico e incendios”, ambos muy relacionados entre sí.

En ese sentido, el relevamiento de EHS puntualizó que los controles rutinarios en instalaciones eléctricas, tales como termografías, mediciones de puesta a tierra y continuidad, entre otros, han sido “olvidados en el último año y medio”, por lo cual es “sumamente importante” retomarlos a la brevedad. 

Algo similar pasa con los mantenimientos de los sistemas de lucha contra incendio, tanto en lo que respecta a la detección como a la extinción. En ese sentido, si bien no son tan masivos como los casos anteriores, pero no dejan de ser menos riesgosos, son los equipos sometidos a presión (riesgo de explosión), como calderas, compresores, equipos de amoniaco (NH3), autoclaves, etc, a los que también se los dejó de controlar.

Planes de evacuación

Otro punto urgente, al que toda firma debe volver a prestarle atención, es el de los planes de emergencia y/o evacuación. “Se deben volver a practicar los simulacros, y actualizar los respectivos procedimientos de actuación ante emergencias”, señaló el reporte empresarial.

Por eso, el informe de EHS consideró necesario retomar cuanto antes esa agenda de acciones y capacitaciones en momentos donde la intensidad de los contagios cayó fuertemente y ya se piensa en la era post pandemia.

Asimismo, si no se mantienen las estrategias relacionadas a una buena gestión de riesgos y medidas preventivas, las pérdidas empresariales “podrían incrementarse” debido a que, retomar actividades después de estar un tiempo fuera de ritmo, genera varios perjuicios. En este caso, pueden ser “mermas de producción y calidad, accidentes y/o daños ambientales”.

Con este panorama, las acciones más importantes dependerán del nivel de “cultura de seguridad” que tenga cada compañía.  De forma simple, porque hay muchos modelos y teorías, el informe de EHS definió 4 puntos dentro de este concepto, desde el más básico, el “reactivo”,  pasando por el “dependiente”, “independiente” y el estándar más alto: “interdependeinte”.

Así, las compañías que estén en escalas más bajas como las reactivas y dependientes, seguramente deban enfocarse en “garantizar el cumplimiento legal, programas de capacitación y relevamientos en los sitios para prevenir accidentes o incidentes laborales”, indicaron desde EHS.

En tanto, aquellas con estándares más altos, en los escalafones de independientes o interdependientes, probablemente deban “retomar el foco en programas de mejoramiento de la cultura de seguridad”. Es decir, los que apuntan a involucrar a todos los eslabones de colaboradores de la empresa en la gestión preventiva, como en iniciativas de liderazgo para mejorar las habilidades blandas de sus líderes.

Por supuesto, también se deberá “seguir trabajando en mejorar los BCP  (planes de continuidad del negocio), herramientas que la pandemia puso en la cabeza de todo tomador de decisiones dentro de las empresas”, señaló Demián Cleiman, Director de EHS.

Más info en: https://www.ehslatam.com/

Ver más

Deja un comentario

dos + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.