Futbolista Nahuel Zarate: se podría haber evitado que llegara a matar

El futbolista Nahuel Zárate, condenado a prisión por matar a dos personas. Se podría haber evitado que llegara a matar.      El Tribunal Oral en la Criminal Nº 30 porteño condenó a la pena de 5 años de prisión de cumplimiento efectivo y 10 años de inhabilitación para conducir, al ex jugador de Boca Juniors Nahuel Zárate, quien, en septiembre de 2018, embistió a un taxi con su auto y provocó la muerte de dos personas, Norberto Rodolfo Brienza (55) y Néstor Francisco Mormandi (54), en el cruce de la Avenida General Paz con Madariaga, en Villa Riachuelo. La investigación permitió establecer que al momento del impacto el futbolista se hallaba bajo los efectos del alcohol -1,74 ml/alcohol por litro en sangre- y además estaba hablando con su teléfono celular, alcanzando una velocidad máxima de 191 km/h. *

 Dos muertes que podrían haberse evitado con los Delitos contra la Seguridad Vial      Según indicaron desde la querella, Zárate ya había tenido un accidente similar meses antes de provocar la muerte de Brienza y de Mormandi. El episodio ocurrió el día 4 de junio de 2017, cuando el acusado manejaba por la Avenida 27 de febrero, presuntamente excediendo la velocidad permitida y con una graduación alcohólica en sangre de 1,34 m/l, no vio un obrador y lo chocó, aunque no causó lesiones graves.  Por ese episodio no fue imputado.*      Estos hechos ponen nuevamente de manifiesto la urgente necesidad de legislar los Delitos contra la Seguridad Vial a nivel nacional, en particular el de la conducción con exceso notable de alcohol, antes de que potenciales homicidas del tránsito, como éste, lleguen a matar. Seguramente, de haber existido este delito y de haber sido condenado a prisión por dicha conducción altamente alcoholizado, no habría reincidido y matado a dos personas.      La conducción con muy alta concentración de alcohol implica un peligro tan grande para la vida de los terceros, que debe ser sancionada con la máxima expresión de la repulsa social, convirtiéndolo en un “delito”, propuesta de Luchemos por la Vida.      El delito propuesto –entre otros- en dos oportunidades a los legisladores (y que ni siquiera se molestaron en tratar), consiste en penar con prisión e inhabilitación especial para conducir automotores a quien condujere cualquier tipo de vehículo automotor con una tasa de alcohol en sangre superior a 1 gramo por litro (sin que lesione ni mate a nadie).      Estos delitos ya existen en los países exitosos en su lucha contra las muertes en el tránsito, pudiendo mencionarse el caso cercano de España, vigentes desde hace varios años, y estimándose su implementación una contribución muy importante a la reducción de las muertes en ese país.      Estamos hablando de “delitos”, y no de una simple infracción o contravención, de las cuales la experiencia cotidiana muestra que es fácil escapar con total impunidad.      Transformar esta conducta de altísimo riesgo para las vidas de todos en un delito, en todo el territorio nacional, y que puede significar al responsable la pérdida de su libertad, transformándose en un simple “delincuente”, con la condena social que ello implica, será un avance imprescindible para salvar muchas vidas, que debemos incorporar con urgencia a nuestra legislación penal. * Fuentes y foto: Infobae, TyC Sports

Ver más

Deja un comentario

dieciseis − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.