6ª Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial Ciudades + vida con – velocidad

En el mundo, cada día son más las ciudades que disfrutan de calles seguras, con límites de velocidad bajos, acompañados con el diseño de infraestructuras y la aplicación efectiva de la ley, transformando los espacios públicos para beneficio de toda la comunidad. La 6º Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial que se celebrará del 17 al 23 de mayo, tiene el lema «Calles para la vida” (Streets for Life) #Love30, para lograr ciudades más seguras, saludables, verdes y habitables



Estas calles más transitables, son más seguras y más respetuosas con el medio ambiente, y protegen los derechos fundamentales de los niños, incluido el derecho a contar con entornos disfrutables con seguridad. La pandemia del coronavirus  le añade urgencia a esta propuesta, ya que se han aumentado y se estimulan  los desplazamientos a pie o en bicicleta en las zonas urbanas.  

     La velocidad de conducción está estrechamente relacionada con las tasas de siniestralidad y con la probabilidad de sufrir traumatismos graves. La reducción de la velocidad facilita que los vehículos puedan maniobrar frente a un imprevisto y que se detengan a tiempo, con distancias de frenado totales que se reducen a la mitad cuando la velocidad es de 30 km/h  en lugar  de 50 km/h.

     La velocidad también afecta a la magnitud de la energía desplegada en un choque o atropello (con una relación cuadrática) y, por lo tanto, influye en el riesgo de sufrir traumatismos graves y morir.

     Muchas ciudades del mundo ya disfrutan los beneficios de bajar la velocidad

     La evidencia obtenida en todo el mundo demuestra que las calles con límites de velocidad bajos reducen el riesgo de sufrir lesiones graves y salvan vidas. Algunos ejemplos:

  •     Toronto (Canadá), el número de siniestros de tránsito descendió un 28% desde que el límite de velocidad pasó de 40 a 30 km/h en 2015, lo cual dio lugar a una reducción de dos tercios en el número de lesiones graves y mortales.
  •     Bogotá (Colombia), la implantación de zonas limitadas a 30 km/h se incluyó en el paquete de medidas del Plan de Gestión de la Velocidad y se logró un descenso del 32% en la mortalidad asociada a los siniestros de tránsito.
  •     Londres (Gran Bretaña), los límites de velocidad más bajos  lograron la reducción del 42% en el número de siniestros con víctimas.
  •     Bristol (Gran Bretaña), la introducción del límite de 30 km/h produjo un descenso del 63% en las lesiones mortales entre 2008 y 2016.


     La OMS afirma que un aumento de la velocidad promedio de 1 km/h da lugar a un aumento del 3% en el riesgo de sufrir un siniestro y un aumento de entre un 4% y un 5% en la cifra de fallecidos.

Ver más

Deja un comentario

uno + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.