CARACTERISTICAS DE LOS REASEGUROS NO PROPORCIONALES

Especial para El Seguro en acción

En el artículo inicial de nuestra sección, nos ocupamos del nuevo marco regulatorio del reaseguro local. Posteriormente en otro artículo nos dedicamos a describir las características de los Reaseguros No Proporcionales (de siniestros), haciendo un análisis comparativo con los Proporcionales (de riesgos).

Hoy volvemos sobre el tema, que tiene estrecha relación con la retención nacional, a pesar de lo cual no ha sido considerado en la regulación establecida en la Resolución nº 35.615 de la SSN, cuyas normas se refieren sólo al Reaseguro Proporcional “de riesgos”.

En este tipo de reaseguro, en cada ramo el monto de las primas de reaseguro, respecto de las primas directas, marca la dimensión porcentual de la cobertura “comprada”. No ocurre lo mismo en el reaseguro No Proporcional, debido a su naturaleza, que no cubre “riesgos” sino “siniestros” o “resultados”, de seguros retenidos en determinada proporción por las aseguradoras directas. Esta forma reaseguradora cubre “la caja”, cuando sufre erogaciones por encima del monto de la “prioridad” establecida a su cargo por la aseguradora, según lo establecido en el respectivo contrato de reaseguro.

La contratación de coberturas No Proporcionales no es necesariamente sustitutiva de los Reaseguros Proporcionales, sino que también puede ser complementaria, aunque en algunos casos puede remplazarlos, según la naturaleza o dimensión del bien material involucrado. Incluso, por razones económicas o técnicas, el reaseguro en algunos casos puede ser No Proporcional desde la base, cuando el comportamiento siniestral puede tener baja frecuencia pero muy alta intensidad.

Además de lo expuesto precedentemente, en muchos casos la cobertura No Proporcional es el reaseguro adecuado a la naturaleza, dimensión y comportamiento previsible de la siniestralidad de determinado ramo, según la experiencia acumulada por la respectiva aseguradora directa. Existen incluso casos en los cuales el reaseguro XL, es el único aplicable dado la experiencia acumulada en cuanto a la distribución de los valores asegurados en los siniestros ocurridos. Una de las analogías más claras podemos encontrarla entre los seguros de Accidentes del Trabajo y Automotores, de alta frecuencia en siniestros menores y más baja en siniestros masivos. Un análisis técnico-financiero de este comportamiento y de sus efectos en distintos ramos, podría aconsejar en muchos casos la contratación de un reaseguro de XL y retener la masa de siniestros de menor monto individual y alta frecuencia.

Un factor a tener en cuenta en estos reaseguros No Proporcionales, es que las primas no surgen de una tarifa general, sino que son producto del análisis – en cada caso- de la composición y comportamiento histórico de las sumas aseguradas y de la distribución de los siniestros en la cartera del respectivo ramo.

En estos reaseguros No Proporcionales no existen borderós de cesiones o de siniestros ni cuenta especial de reaseguro, y comprenden dos grandes grupos según sus modalidades operativas.

Exceso de Pérdida:

  • Por bien asegurado (WXL)
  • Por acontecimiento (XL)
  • Por catástrofe

Limitación de siniestralidad:

  • Stop Loss por ramo
  • Stop Loss por compañía (global)

Al Exceso de Pérdida por Riesgo (WXL), se lo denomina comúnmente como XL Operativo o Cobertura de Trabajo (Working Excess of Loss) y ampara hasta cierto límite los siniestros individuales del asegurador directo, cuando superan su retención establecida en el contrato, denominada “Prioridad”. Esa prioridad no requiere que el siniestro cubierto deba afectar a más de un riesgo físico aislado. Es simplemente una suma límite no cubierta.

Este reaseguro presenta una serie de ventajas. En su desenvolvimiento no existe papeleo de cesiones, cuentas, etc.; el costo resulta menor; y además se evita hacer participar al reasegurador en siniestros de poco monto. Para exponer el funcionamiento de un WXL vamos a presentar un ejemplo, en el cual la prioridad es de $ 30.000 con un límite de cobertura de $ 200.000 y el siniestro afecta simultáneamente a 5 bienes asegurados diferentes.

En este tipo de reaseguro la prioridad juega sobre cada riesgo afectado y no globalmente por acontecimiento, como ocurre en los XL por acontecimiento. Si en lugar de un solo acontecimiento, el daño se hubiera producido por cinco hechos diferentes, la situación sería la misma frente al reaseguro.

Otra forma de cobertura es el Exceso de Pérdida por Acontecimiento(XL) y por Catástrofe, en la cual la prioridad a cargo del asegurador directo, no está fijada por cada riesgo físico afectado, sino por Acontecimiento y Catástrofe, evitándole la acumulación de prioridades individuales que podrían significar sumas muy importantes a su cargo. En este reaseguro, la prioridad debe tener siempre una suma muy elevada, porque la cobertura está destinada a proteger daños verdaderamente catastróficos.

En nuestra próxima entrega para “EL SEGURO en acción”, continuaremos el análisis de estos reaseguros No Proporcionales, que constituyen un tipo de cobertura muy interesante para los ramos con determinado comportamiento siniestral, pero que son poco utilizados en la práctica de nuestro mercado.

Ver más

Deja un comentario

tres × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.