La Lavandería

El seguro en acción 21 Noviembre, 2019 0

Especial para El Seguro en Acción

 

Lo venimos diciendo: “Hay que cuidar al mercado asegurador, cuestionando las malas prácticas de algunos propios operadores del sistema, que causan grave daño reputacional al conjunto”.

Falta de pago de siniestros, demoras en resolver trámites, venta engañosa, inversiones no permitidas, siniestros sin reservar, juicios no registrados, apetito por la renta financiera, insolvencia, etc., son algunos de los problemas que quedan expuestos.

El tema llegó a la pantalla en un film producido por Netflix: La lavandería (The Laundromat), película que reunió a consagradas figuras de Hollywood. Para no resultar spoiler, si no vio la película deténgase ahora en la lectura de esta nota, véala y retome luego.

En La lavandería, Meryl Streep, Antonio Banderas, Gary Oldman, David Schwimmer, Robert Patrick, Will Forte, Sharon Stone, entre otros famosísimos actores, protagonizan la historia de una viuda (Streep), que investiga un caso de fraude en el seguro. La historia muestra a estafados, ultrajados y ofendidos.

El personaje protagonizado por Meryl Streep va a fondo en la problemática. Miembro de un tour que recorre Lake George, estado de Nueva York, Meryl sale una mañana a dar un paseo en lancha de pasajeros con su marido (James Cromwell). El piloto se distrae y una ola inesperada da vuelta campana a la lancha donde mueren ahogados varios pasajeros, incluido el esposo de la protagonista. A partir de ese grave y desgraciado infortunio, la protagonista intentará cobrar el siniestro de una póliza que se vuelve esquiva. El hecho ocurrió realmente y llegó ahora a las pantallas.

El capitán de la lancha (Robert Patrick) —el asegurado— se encuentra en un bar con el intermediario (interpretado por David Schwimmer), quien le explica que una empresa de seguros absorbió a otra y fue a su vez absorbida por otra, y esta por otra más…ninguna de ellas pagará indemnizaciones. Meryl, que luego hace de una “abuelita tímida”, pasa de lo naïf a lo inquisitorio, hasta que descubre las sucesivas capas de la defraudación.

Como venimos bregando, es el propio sector (con ayuda de la Justicia y del Organismo de Control) el que no debe permitir la conducta de estos pocos operadores que desprestigian la actividad aseguradora.

Historias como esta, con el impacto que tienen en el espectador y en la sociedad, nos tienen que hacer reflexionar.

Las Aseguradoras deben respetar la buena fe, trabajar en forma honesta y con rigor técnico, cumpliendo la palabra (contrato), indemnizando al asegurado y a las víctimas y combatiendo el fraude de propios y extraños.

La solución que brinda el seguro a la sociedad permite el desarrollo económico de las personas, las familias, las empresas y los estados. Si todos asumiéramos esa perspectiva, si no pensáramos cada actividad aislada del conjunto, entenderíamos tanto el aporte que la industria aseguradora significa para la comunidad, como el daño que puede causar con malas prácticas.

En la Argentina siempre vivimos momentos difíciles. Año tras año enfrentamos desafíos, crisis, encrucijadas. Ocupémonos de apuntalar a la actividad aseguradora, porque en definitiva, lo que no se puede negociar ni traicionar, es la CONFIANZA.

Guillermo Bolado

Abogado – Ex Vicesuperintendente de Seguros de la Nación

“Estoy buscando esta Compañía”

Comentar »

(no damos curso a los comentarios que contengan agravios o expresiones impropias)

*